«En cualquier campo de Golf de nuestras islas, encontrarás lugares incríblemente bellos»

José Royo. Director de golfencanarias.com

Paco González nuestro Coach Mental de referencia, ese al que siempre acudimos cuando tenemos dudas sobre nuestro juego mental, nos ofrece la tercera parte del entrenamiento mental por categorías de edad, cadena de posts muy interesantes y del que estamos aprendiendo muchísimo.

Hoy le toca el turno a los infantiles y cadetes, de 13 a 16 años. Pero dejemos que sea él mismo el que nos lo presente.


En el presente post de esta serie trataré de seguir ampliando el entendimiento de los aspectos más relevantes de la evolución fisiológica, mental y emocional de los niños/as y jóvenes para tener una mayor comprensión de los condicionantes que pueden afectar a su desempeño deportivo y a la práctica del golf. Ese conocimiento permitirá a padres, madres, tutores y entrenadores/as de los/as jóvenes golfistas afrontar mejor la complejidad y los avatares del entrenamiento y la competición deportiva.

Siguiendo con la estructura de edades que establece la RFEG, tal y como ya les había comentado, en este tercer post trataré de la etapa que denomino Perfeccionamiento y Competición que abarca las Categorías Infantil y Cadete (13 y 14 – 15 y 16 años).

En las últimas décadas hemos asistido a una transformación y evolución en la etapa conocida como adolescencia que ha alterado la percepción que teníamos hasta ahora de ese período de los niños/as, esencialmente como consecuencia de la anticipación de la edad en la que situábamos dicha etapa. Ana Serapio Costa (Psicóloga) en sus estudios e investigaciones (1) establece, hoy en día, como algo común el encontrarnos con perfiles y personalidades “adolescentes” en chicos/as de 10 a 14 años y aunque muchas de las características que la definen siguen siendo las mismas, habremos de tener en cuenta estos cambios para establecer una pedagogía que no solamente se dirija a la Perfección en el aprendizaje del golf, sino que tenga en cuenta aún aspectos relacionados con la Enseñanza.

En esta etapa van a ocurrir cambios físicos relacionados con el denominado segundo estirón: aumento de la estatura, incremento del peso y del diámetro torácico.

Se va a producir también un aumento de la masa muscular y de la fuerza de los músculos con mayor intensidad al finalizar la etapa de maduración sexual. Este aumento amplía las posibilidades físicas de los/as adolescentes pero los músculos de estos/as se fatigan con mayor rapidez que los del adulto y todavía no son capaces de soportar tensiones prolongadas.

La reestructuración del aparato locomotor va unida a la pérdida de la armonía en los movimientos y se manifiesta una incapacidad de dominar el propio cuerpo y esto puede provocarle a los/as adolescentes vivencias desagradables e inseguridad.

El crecimiento del corazón es mayor que el crecimiento de los vasos sanguíneos, de ahí que presenten palpitaciones, mareos, aumento de la presión sanguínea, dolores de cabeza y rápida fatiga.

En este período la maduración sexual introduce grandes cambios en la actividad vital de su organismo; las glándulas sexuales tienen doble función: elaboran células sexuales y segregan hormonas sexuales, estas últimas se va a adelantar a las primeras y como resultado de ello, aparecen los caracteres sexuales secundarios (cambio de la forma general del cuerpo, acumulación intensa de la grasa en el tejido celular subcutáneo, aparición del vello púbico).

En las chicas se produce un rápido crecimiento de los huesos de la pelvis, aumento de las mamas y en los chicos manifestación impetuosa de su energía vital.

Los/as adolescentes presentan una acentuada irritabilidad, hipersensibilidad, fatiga, debilidad de los mecanismos de contención, distracción, menos productividad en el trabajo y perturbación del sueño.

Se desarrollan intensamente, los procesos psíquicos (pensamiento abstracto, memoria, atención voluntaria e imaginación). La percepción en el adolescente adquiere contenido, es planificada, lo que ayuda a la formación de la observación como percepción dirigida y organizada hacia un objeto; el pensamiento es más lógico y fundamentado, se desarrolla la capacidad de analizar, comparar y generalizar de forma independiente, tienden a llegar a la esencia del fenómeno, aquí comienzan a dominar el pensamiento abstracto.

Tiene importancia la memoria voluntaria, se desarrolla con mayor intensidad la memoria lógico-verbal, son determinantes los procedimientos conscientes y selectivos de la memorización en relación con los mecánicos. La atención también se perfecciona, se hace más voluntaria.

Se desarrollan rasgos volitivos como la valentía, independencia, decisión e iniciativa, puede apreciar el justo valor de las exigencias que se les presentan, si creen que son justas, necesarias y convenientes se subordinan a ellas con disposición y hasta con placer.

El primer factor de desarrollo de la personalidad de los/as adolescentes es su propia actividad, orientada a asimilar modelos y valores, a construir relaciones satisfactorias con los adultos, con sus compañeros y hacia sí mismo.

En las interrelaciones de los/as adolescentes y del adulto se limitan los derechos de este último pero se amplían los de los primeros que pretenden que se respete su confianza, su personalidad y dignidad humana, y aumente su independencia; aspirando a cierta igualdad de derechos con los adultos.

Las relaciones con sus compañeros/as adquieren un gran valor, entran en la esfera de las relaciones íntimas y de la actividad conjunta, llevan el deseo de tener amigos/as, de ser aceptados/as, reconocidos/as y respetados/as.

Se desarrolla la autoconciencia manifestada en el interés por conocer sus propias particularidades, capacidades, pensamientos, prestan atención especial a los defectos y para esto se comparan constantemente con sus compañeros.

Entrenamiento Mental

Consideraciones Generales

En este período el entrenamiento mental adquiere una mayor intensidad en consonancia con el aumento de las cargas de calidad que conlleva la competición y el trabajo de perfeccionamiento de manera que:

– Se mantiene la orientación a la competencia pero vuelve a aparecer de forma relevante la propia mejora lo que permitirá trabajar en el perfeccionamiento de habilidades ya aprendidas que requieren un trabajo y entrenamiento constante.

– Se establece una planificación del entrenamiento por objetivos y metas.

– La mejora del rendimiento (aumentar el número de aciertos, disminuir errores, mejorar marcas y niveles) juega un papel fundamental en esta etapa.

– La mejora individual se somete al análisis y escrutinio de las estadísticas de competición y se apoya en el análisis tecnológico (radar, video y 3D)

– La práctica se dirige a la simulación de las condiciones de competición.

Entrenamiento Mental Específico

Las motivaciones están orientadas hacia la competencia y su mejora.

Desarrollo de las habilidades de:

  Control de la activación y orientación atencional para que las apliquen en cada competición.

  • Mindfulness o Atención Plena
  • Toma de Consciencia Corporal: Meditación sobre las Sensaciones del Cuerpo.

  Toma de consciencia de la respiración.

  Práctica imaginada: visualización.

  Diálogo Interno: autoinstrucciones positivas.

  Rutinas:

    Pre-Ronda

    ISEVEA

Post-Golpe

    Post-Ronda

  Mentalidad de Crecimiento.

  Aceptación.

  Foco en el Proceso NO en el Resultado

  Introducción al entrenamiento de:

Neurofeddback:

Quiet Eyes (FocusBand)

Mushin o Flow (FocusBand)

(1) Serapio Costa, Ana. “Realidad psicosocial: La adolescencia actual y su temprano comienzo”, Revista Estudios de Juventud, 2006.

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com

fggolfmentalcoaching@gmail.com

Valoración post