«En cualquier campo de Golf de nuestras islas, encontrarás lugares incríblemente bellos»

José Royo. Director de golfencanarias.com

Entrenamiento mental y golf amateur.

Entrenamiento mental y golf amateur.

Entrenamiento mental y golf amateur son dos conceptos que muchas veces parece que no casan bien. El pensamiento que es solo para profesionales está muy extendido entre todos los deportistas.

Dependiendo de la edad del jugador la carga de trabajo deberá ser adecuada, como se explicaba en el artículo de «Entrenamiento mental por edades».

En este artículo Francisco González, nuestro Mental Coach de cabecera, nos desgrana las claves de lo que debería hacer un amateur para tener un entrenamiento mental correcto.


Entrenamiento mental en el mundo amateur.

Todos los déficits de habilidades mentales relacionados con el desempeño y el rendimiento en golf pivotan en torno a tres ámbitos: el comportamiento (parte conductual), el pensamiento (parte cognitiva) y las emociones (parte afectiva) y es absolutamente necesario comprender que la conducta y el comportamiento siempre dependerán de cómo se piensa y cómo se siente, esto es de los pensamientos y las emociones.

Llevo tiempo ayudando a golfistas amateurs a maximizar sus habilidades mentales para la concentración, el foco atencional, la autoconfianza, el diálogo interno, la gestión de los pensamientos, la motivación, la visualización, permanecer en el presente o la relajación entre otras habilidades, tratando con ello de que consigan su máximo potencial, de que puedan realizar su mejor desempeño posible y de que obtengan el mayor rendimiento deportivo que puedan lograr.

Esta ha sido y es una tarea que ha tropezado y tropezará con inconvenientes que obedecen a distintos factores como pudieran ser la edad del deportista, su falta de compromiso, la falta de una buena cultura deportiva en su entorno, la ignorancia del valor e importancia que tiene el entrenamiento mental, la búsqueda exclusiva de resultados o la preponderancia y orientación hacia el ego.

Entrenamiento mental Golf Los Palos Torneo Aniversario

El entrenamiento mental debería estar presente en todos los golfistas independientemente del nivel. Foto Golfencanarias

Planificación entrenamientos.

Es cierto que para quienes se acercan al golf por un simple motivo de recreación y de pasatiempo, convencerles de la necesidad de establecer una planificación de objetivos o de un entrenamiento periódico ya sea físico, técnico o mental resulta una tarea prácticamente imposible.

En todo caso, nadie debería renunciar a establecer unos parámetros mínimos que le permitieran establecer sus propias metas y evaluar sus actuaciones, pues no se puede olvidar ni ignorar que el deporte siempre consistirá en la búsqueda de la mejora física, técnica y mental de la persona y del propio deportista.

Si tuviera que responder a la pregunta de cuáles son los factores que perjudican más al jugador o jugadora de golf amateur en alcanzar su auténtico potencial, no dudaría en decir que principalmente son, de un lado el no tener compromiso y de otro, no disponer de una mínima estructura a modo de plan esencial mínimamente detallado o, al menos, pormenorizado de manera simple para alcanzar los objetivos que se hubiera fijado, sin importar que los mismos fueran ambiciosos o no.

Planificación de objetivos.

Claro que existen niveles de compromiso con el golf que se dan desde el jugador o la jugadora profesional hasta el jugador o la jugadora amateur (sea cual sea su nivel de competición), pero a pesar de esa diferencia de niveles y compromisos todos y todas deberían estar convencidos de que la mejor herramienta de organización para la consecución de objetivos a corto, mediano y largo plazo es la planificación.

Parece evidente que al o la golfista amateur le resulta más accesible establecer algún tipo de dedicación temporal para la mejora de su condición o habilidad técnica, lo que está en consonancia con la tradición y creencia de que principalmente esta es la habilidad que debe perfeccionar por encima de cualquier otra, pero a pesar de la incomprensión, la ignorancia, las dudas y la desinformación, el entrenamiento mental debería estar, al menos, a la par con el entrenamiento técnico y en algunas casos por delante del mismo.

Siempre me ha sorprendido la falta de procesos de evaluación del jugador o jugadora amateur para conocer qué objetivos necesita tener en cuenta con los que mejorar sus debilidades o con los que aumentar sus fortalezas pues, en parte, solamente necesitaría revisar algunas estadísticas de su juego o reconocer sus actitudes y comportamientos cuando juega, para conocer algunas de las necesidades de naturaleza técnica o mental que debería entrenar.

Progreso y mejora.

Nadie puede cambiar nada por el simple hecho de enunciarlo o por el mero empeño. Dedico una buena parte de mis esfuerzos a tratar de exponer las causas y motivos que impiden a los y las golfistas amateurs a progresar y a mejorar en su juego y cuyo fundamento, asiduamente, se encuentra en la ausencia de las habilidades mentales que les permitirían conseguir ese progreso y esa mejora, más que en sus carencias técnicas.

En todo y toda deportista, sea cual sea su nivel, anida siempre la voluntad de progresar y mejorar tanto a nivel personal como deportivo por lo que, sin lugar a ninguna duda, todo y toda golfista amateur debería acceder al conocimiento y práctica de las habilidades mentales. En verdad las necesitan. El mundo del golf amateur ha permanecido demasiado tiempo alejado del entrenamiento mental y aún hoy permanece ajeno al mismo. Ojalá estos posts sirvan para estimular el interés por él.

Foto: de Christoph Keil en Unsplash

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com

Ansiedad competitiva. En negativo con matices positivos.

Ansiedad competitiva. En negativo con matices positivos.

Podría decirse, de una manera simple, que la ansiedad competitiva atañe a quienes practican un deporte y que es como un miedo anticipado, como temer un peligro que aún se desconoce y que no ha tenido lugar todavía.

La autopresión factor determinante.

Aunque existe en distintas formas y con diferentes síntomas, la ansiedad competitiva en su vertiente disfuncional suele darse más frecuentemente en personas que se autopresionan para tratar de ser los mejores en aquello que hacen, de manera que suelen ser personas con tendencia al perfeccionismo, a la autoexigencia y a la necesidad imperiosa de ganar, por lo que generan excesiva tensión para acceder a sus logros tanto para sí mismo como para su entorno.

Ansiedad competitiva

En golf la ansiedad puede llegar a bloquear y acarrear una serie de problemas que desembocan en fracaso.

En el golf, la ansiedad competitiva está muy presente dado que, en esencia, se trata de un juego de incertidumbres, incertidumbre en el resultado del golpe que se ejecuta e incertidumbre en el tanteo final de la ronda o la competición.

Definición de Mellalieu.

Entre las actuales direcciones de investigación que existen sobre la ansiedad competitiva en deporte destaca la definición que propone Mellalieu et al. (1) que la describe como un estado emocional que surge como consecuencia de la valoración o evaluación cognitiva (entendiendo por cognición la capacidad de un ser humano de procesar información a partir de la percepción, del conocimiento adquirido o características subjetivas que le permitan valorar tal información) que el deportista hace de una situación de competitividad o de una competición.

La conclusión que de esta definición se desprende es el hecho de que tanto la situación (competición o situación competitiva) como las características personales del deportista intervienen en el desarrollo de la propia ansiedad competitiva.

 

La ansiedad en sí misma no es buena ni mala siendo necesario una dosis adecuada de ella para rendir de manera óptima sin bloqueos causados por los nervios o el estrés de modo que, aunque la naturaleza intrínseca de los deportes es muy variada, en el golf se conjugan una serie de características propias que le hacen especialmente ser un productor de situaciones que el o la golfista puede percibir como amenazantes y responder ante ellas en estados emocionales de aprensión, temor, duda y tensión.

Síntomas cognitivos, somáticos y de comportamiento.

Entre los autores e investigadores así como en la literatura científico-deportiva existe una gran variedad de clasificaciones sobre la misma, por lo que voy a preferir decantarme por establecer una tipología de los síntomas o manifestaciones de ansiedad, las cuales pueden ocurrir antes, durante o después de una vuelta o de una competición.

Estos síntomas podemos distinguirlos como cognitivos (incapacidad y dificultad para mantener la atención y la concentración), somáticos (percepción de síntomas corporales causados por la activación del sistema nervioso autónomo, como aceleración del ritmo cardíaco, sudoración, etc) y de comportamiento (movimientos repetitivos, arrebatos agresivos o de ira, postura inhibida, morderse las uñas).

El psicólogo y científico Charles Spielberger (1927-2013) (2) consideraba que para definir la ansiedad de forma adecuada hay que tener en cuenta la diferenciación entre la ansiedad como estado emocional y la ansiedad como rasgo de personalidad.

La ansiedad-estado, según Spielberger, sería un «estado emocional» inmediato, modificable en el tiempo, caracterizado por una combinación única de sentimientos de tensión, aprensión y nerviosismo, pensamientos molestos y preocupaciones, junto a cambios fisiológicos.

Ansiedad competitiva

La ansiedad-rasgo y la conducta.

Por su parte, la ansiedad-rasgo haría referencia a las diferencias individuales de ansiedad relativamente estables, siendo éstas una disposición, tendencia o rasgo. Contrariamente a la ansiedad estado, la ansiedad-rasgo no se manifestaría directamente en la conducta y debería ser inferida por la frecuencia con la que un individuo experimentase aumentos en su estado de ansiedad.

En este sentido, Francis et al. (3) concluye en sus estudios que los sujetos con alto grado de ansiedad-rasgo perciben un mayor rango de situaciones como amenazantes y están más predispuestos a sufrir ansiedad-estado de forma más frecuente o con mayor grado de intensidad.

¿La ansiedad competitiva puede ser positiva?

Sin embargo y a pesar de lo expuesto la ansiedad competitiva no tiene por qué ser siempre negativa. Según Jones et al. (4) existe un nivel óptimo para cada persona, para cada deportista.

Cuando se sobrepasa ese nivel es cuando se generan los problemas y las actitudes negativas. Si antes decía que la ansiedad competitiva en deporte se define como un estado emocional que surge como consecuencia de la valoración o evaluación cognitiva que el deportista hace de una situación de competitividad o de una competición, la ansiedad puede entonces actuar como un factor adaptativo.

En tal sentido y en su nivel óptimo puede aumentar las posibilidades de que el desempeño deportivo sea también óptimo, por lo que se puede afirmar que la ansiedad competitiva no siempre actúa como factor negativo en el rendimiento deportivo. Una alta autoestima ayuda a que se transforme en un elemento adaptativo y facilitador en el desempeño y rendimiento en golf.

Cada jugador un mundo.

El nivel de ansiedad competitiva presente en una situación dada, ya sea una ronda social o de competición depende del grado de personalidad ansiosa que presente el jugador o la jugadora de golf.

Pero además de las características personales del o de la golfista, también ha de tenerse muy en cuenta cuáles son sus consideraciones sobre el éxito, entendiendo por éxito no sólo el resultado final de una competición sino además, lo que es más importante, la consideración exitosa que pueda hacer de cada uno de los golpes que realiza durante el juego.

Según Frank Erik Abrahamsem (5) un deportista y en nuestro caso un o una golfista se sentirá exitoso cuando al lograr el dominio o la buena ejecución de un golpe, cuando al culminar con buen juego una ronda o cuando al concluir adecuadamente el aprendizaje de una habilidad técnica, mental o física juzgue todo ello desde una perspectiva autorreferencial de mejora y disfrute, de modo que ese éxito hará que se oriente al proceso o a la tarea.

Mientras que un o una golfista que valore esos éxitos en términos de demostrar superioridad sobre los demás o sobre sus compañeros competidores juzgará todo ello desde la importancia que da a la opinión de los demás y a la alabanza pública, de manera que tendrá una orientación hacia el resultado o el ego, por lo que conviene decir que ambas orientaciones motivacionales influyen de manera diferente en el estado de ansiedad.

Gestión de la ansiedad.

La orientación motivacional centrada en el resultado o el ego se presenta como un predictor del aumento de los niveles de ansiedad competitiva, mientras que la orientación hacia el proceso o la tarea predice el aumento de los niveles de autoestima y de autoconfianza, de modo que puede afirmarse que todo aumento de los niveles de autoconfianza y autoestima reducirán significativamente los niveles de ansiedad competitiva, mientras que por el contrario una ausencia de autoconfianza y autoeficacia provocará un aumento de la ansiedad competitiva según consideran en sus estudios Jokela y Hanin (6).

Todo jugador o jugadora de golf amateur que desee alcanzar las mejores cotas de rendimiento y de resultados deberá orientarse hacia el proceso o la tarea. Sí, es cierto, el golf se enfoca esencialmente al resultado pero enfocarse al proceso/tarea supone suspender la afección del resultado sobre nuestros estados de ánimo y sobre el surgimiento de emociones y pensamientos disfuncionales.

Concentrarse en el proceso/tarea y no en el resultado del golpe o del tanteo final no impide que se cometan errores, pero si pone al y la golfista en predisposición de jugar mejor y alcanzar finalmente mejores resultados.

Citas y bibliografía

(1) Mellalieu, S., Fletcher, D., Halton, S. (2006). “A competitive anxiety review: Recent directions in sport psychology research”. Swansea University, University of Wales y Cardiff Metropolitan University.

(2) Spielberger, CD. (1983). “Manual for the State-Trait Anxiety Inventory (STAI)”. Palo Alto, CA: Consulting Psychologists Press

(3) Ries, Francis et al. (2012). “Relaciones entre ansiedad-rasgo y ansiedad-estado en competiciones deportivas”. Cuadernos de Psicología del Deporte, vol.12, nº2.

(4) Jones, G., Hanton, S., y Swain, A. (1994). “Intensity and interpretation of anxiety symptoms in elite and non-elite sports performers. Personality and Individual Differences, 17.

(5) Abrahamsem, F.E. (2008). “Achievement goals and gender effects on multidimensional anxiety in national elite sport”. Psychology of Sport and Exercise, Vol.9, Issue 4.

(6) Jokela, M. y Hanin, Y. (1999). “Does the individual zones of optimal functioning model discriminate between successful and unsuccessful athletes? A meta-analysis”. Journal of Sports Sciences 17.

 

Foto: Marc Puig     Marc@SotaPar.com

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com

 

La visualización, entrenamiento mental por Paco González.

Entrenamiento Mental por Categorías de Edad (y 4).

Entrenamiento Mental por Categorías de Edad (y 4).

Entrenamiento Mental por Categorías de Edad 4, es la cuarta y última entrega de la serie que hemos venido publicando desde hace unos meses. Haciendo clic aquí pueden ver la tercera entrega, aquí la segunda y aquí la primera.

Francisco González nuestro Coach Mental de referencia nos habla en entrenamiento mental por categorías de todos los factores que influyen en los jóvenes en su etapa de aprendizaje.

Con el presente post termina esta serie dedicada al entendimiento de los aspectos más relevantes de la evolución fisiológica, mental y emocional de los niños, niñas y jóvenes así como del conocimiento de los condicionantes que pueden afectar a su desempeño deportivo y a la práctica del golf.
Siguiendo con la estructura de edades que establece la RFEG en este cuarto post trataré sobre la etapa que denomino Alto Rendimiento que abarca la Categoría Junior (edades comprendidas entre los 17 y 21 años).
Entrenamiento Mental por Categorías de Edad (y4)
La O.M.S. considera que, después de la adolescencia, la etapa que va de los 15 a los 24 años de edad se define como juventud, pues la idea formal y legal de que a los 18 años de edad se es un adulto o adulta no encaja en los parámetros científicos y sociológicos actuales, que apuntan al hecho de que la madurez emocional, el desarrollo hormonal y particularmente la actividad cerebral no se corresponden con esa edad.
El desarrollo cognitivo.
Las investigaciones en neurociencia demuestran que el desarrollo cognitivo de los y las jóvenes continua mucha más allá de los 18 años de edad ya que tanto su madurez emocional, como su imagen personal, identidad y el propio juicio estarán condicionados y limitados hasta que el cortex prefrontal del cerebro se desarrolle completamente, aunque es importante decir que no todos los jóvenes se desarrollan al mismo tiempo.
En cualquier caso y a pesar de la precocidad con la que cada vez se accede más a la competición deportiva los jugadores y jugadoras comprendidos en la categoría junior no dejan de ser jóvenes cuya madurez fisiológica, tanto física como cerebral, cognitiva y emocional aún no puede entenderse como la de un adulto/a.
El pensamiento.
En esta etapa el desarrollo longitudinal del cuerpo es más lento y culmina el desarrollo físico aumentando con rapidez la fuerza muscular. El pensamiento es teórico, formal y reflexivo, asimila operaciones intelectuales complejas, enriquece su aparato conceptual y puede considerarse una buena época para el aprendizaje, el estudio y la reflexión, lo que les permite afrontar la realidad con un mayor bagaje intelectual.
Desarrolla la autoconciencia, el conocimiento del propio yo y de la concepción del mundo, respeto a sí mismo y a sus funciones, tareas y roles.
Da valor y percibe mejor sus cualidades personales, la honradez, el sentido de lo que es justo y lo que no, lo que es importante y lo que no, lo que es perentorio y no.
Principios y valores.
Así mismo, desarrolla principios y valores que habían surgido en la adolescencia y que ahora empezarán a consolidarse, lo que hará que comiencen a enfrentarse y rechazar todo aquello que se les pretenda imponer.
Durante esta etapa los y las jóvenes comienzan a pensar en el futuro y empiezan a trazar planes vitales y profesionales que les permitan tener una buena vida.
Es una etapa en la que definitivamente los amigos/as tienen un rol de acompañamiento en sus deseos lo que les sirve de apoyo y confianza para enfrentarse a los acontecimientos y sucesos de la vida.
También es la etapa en la que defienden sus derechos individuales frente a quien pretenda no reconocerlos o simplemente los ignore.
Desde el punto de vista sentimental el sexo no representa ya un descubrimiento y una nueva experiencia pues ahora este torna hacia el descubrimiento de lo que es el amor.
El desempeño y y rendimiento deportivo.
Si lo miramos desde la perspectiva de la práctica físico-deportiva es en esta etapa en donde se producen los mayores avances en el desempeño y el rendimiento deportivo, bien entendido que esta es una referencia al mundo amateur.
También es una etapa en la que se suele dar el salto al mundo profesional y en la que los parámetros de desempeño y rendimiento adquieren una dimensión diferente y mucho más exigente.
Ahora bien y dada la larga trayectoria de los niños/as en las etapas anteriores de formación y aprendizaje, así como de iniciación a la competición y posterior perfeccionamiento hasta alcanzar la fase del alto rendimiento, el aumento significativo de las competiciones en el período de juventud de los jóvenes deberán de considerarse y tenerse muy en cuenta las repercusiones en su comportamiento, ya que uno de los efectos estadísticamente más comunes es el abandono del deporte y como no podría ser de otra manera del golf.
En esta etapa de Alto Rendimiento y dado el carácter acumulativo de las anteriores fases se hace imprescindible tener presente y en consideración las consecuencias que se derivan de la competición y que se orientan siempre en dos vectores opuestos:
COMPETICIÓN ? FACTOR EDUCATIVO/FORMATIVO ? DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD DEL DEPORTISTA
COMPETICIÓN ? FACTOR DE ALTERACIÓN DE LA CONDUCTA ? FRACASO/ÉXITO = AUTOVALORACIÓN INADECUADA
Estudios más importantes en la materia.
Son múltiples los estudios: Gardner et al. (1), Rottensteiner et al. (2) Persson et al. (3) y Molinero et al. (4) que demuestran y ponen en evidencia que el problema del abandono que se produce en edades muy tempranas tiene su etapa más crítica entre los 13 y los 18 años de edad e incluso posteriormente.
Las causas que provocan el abandono de la práctica físico-deportiva son muy diversas y variadas pero un breve resumen de las mismas nos llevaría a fijar como las que aparecen en casi todos estos estudios las siguientes:
– Conflicto de intereses: como consecuencia de coincidir el horario de otras actividades que interesan más o se priorizan por delante de la práctica físico-deportiva.
– Falta de tiempo: al tener que dedicarse intensamente a los estudios o verse inmerso en otras actividades extraescolares o familiares.
– Falta de mejora de las habilidades: el no percibir mejorías en la práctica deportiva lleva al desánimo, la decepción y el abandono.
– Falta de diversión: lo que conduce al aburrimiento y desinterés por la actividad.
– Presión competitiva: el exceso de presión, ya sea que provenga de la propia competición, del propio golfista, de los familiares, de los entrenadores, de los amigos/as es un factor de riesgo muy importante.
– Mala relación con el entrenador, directivos o compañeros de equipo: debida a conductas, comentarios, comportamientos y opiniones que provocan desánimo y malestar y pérdida de confianza en las motivaciones.
– Pérdida de motivación: que pueden ser muy diversas ya que cada deportista practica por una razón y una motivación distintas.
Recordemos que esas motivaciones pueden ser intrínsecas: como la diversión, el mejorar las habilidades y aprender otras nuevas, el experimentar sensaciones y emociones diferentes, estar con amigos y amigas o conocer algunos/as nuevos/as pero también pueden ser extrínsecas como ganar, tener éxito o tener el reconocimiento social de los demás.
Motivaciones intrínsecas y extrínsecas.
El abandono de la práctica físico-deportiva y del golf supone también el abandono de muchas de la motivaciones intrínsecas y extrínsecas que llevaron al niño o la niña a su práctica y en todos los estudios citados de todas ellas la falta de diversión en los entrenamientos aparece como una de las principales.
En esta lucha contra el abandono del deporte será necesario el compromiso, la dedicación y el conocimiento de todos estos factores por parte de la familia y de los entrenadores/as de niños, niñas y jóvenes.
Este libro en buena parte se orienta a que esa tarea sea más accesible y fácil para todos y todas.
Veamos entonces distintos aspectos del entrenamiento mental.
Entrenamiento Mental General.
Aquí el entrenamiento mental ha de desarrollarse en toda su amplitud en consonancia con el aumento de las cargas de la competición y del trabajo que conlleva el “pulido y detalle” del entrenamiento de perfeccionamiento anterior, de manera que:
– La planificación de los entrenamientos además de objetivos (técnicos, físicos, mentales, tácticos, físicos y nutricionales) deberá de tener en cuenta el calendario de competiciones elegidas y las características de los campos en los que se compite.
– La mejora del rendimiento debe ser testada periódica y frecuentemente además de someterse exhaustivamente al análisis tecnológico (radar, video y 3D).
La práctica se dirige en buena parte a la simulación de las condiciones de competición concretas que se den en los campos donde se va a competir según el calendario elegido.
Entrenamiento Mental Específico
Sus motivaciones están orientadas específicamente a la competencia debiendo de llevarse a cabo:
Una profundización de las habilidades de:
– Control de la activación y orientación atencional para que las apliquen en cada competición.
– Mindfulness o Atención Plena
– Técnicas de relajación: respiración.
– Diálogo Interno: autoinstrucciones positivas.
– Mentalidad de Crecimiento.
– Aceptación.
– Foco en el Proceso NO en el Resultado
Una especial dedicación al entrenamiento de:
– Rutinas:
Pre-Ronda
ISEVEA
Post-Ronda
– Quiet Eyes (FocusBand)
– Estado Mushin o Flow (FocusBand)

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com

fggolfmentalcoaching@gmail.com

Foto: Pexels on Pixabay
(1) Gardner, L. A., Magee, C. A. y Vella, S. A. (2017) “Enjoyment and behavioral intention predict organized youth sport participation and dropout”. Journal of Physical Activity & Health, 14.
(2) Rottensteiner, C., Laakso, L., Pihlaja, T. y Konttinen, N. (2013) “Personal Reasons for Withdrawal from Team Sports and the Influence of Significant Others among Youth Athletes”. International Journal of Sports Science & Coaching, 8.
(3) Persson, M., Espedalen, L. E., Stefansen, K. y Strandbu, Å. (2020) “Opting out of youth sports: how can we understand the social processes involved?”. Sport, Education & Society, 25.
(4) Molinero, O., Salguero, A., Tuero, C., Alvarez, E. y Márquez, S. (2006) “Dropout Reasons in Young Spanish Athletes: Relationship to Gender, Type of Sport and Level of Competition”. Journal of Sport Behavior, 29.
Entrenamiento Mental por Categorías (y 3).

Entrenamiento Mental por Categorías (y 3).

«La paciencia es la compañera de la sabiduría» San Agustín.

Por Francisco González.

En el presente post de esta serie de Entrenamiento Mental por Categorías, trataré de seguir ampliando el entendimiento de los aspectos más relevantes de la evolución fisiológica, mental y emocional de los niños/as y jóvenes para tener una mayor comprensión de los condicionantes que pueden afectar a su desempeño deportivo y a la práctica del golf.

Ese conocimiento permitirá a padres, madres, tutores y entrenadores/as de los/as jóvenes golfistas afrontar mejor la complejidad y los avatares del entrenamiento y la competición deportiva.

Siguiendo con la estructura de edades que establece la RFEG  en este tercer post trataré de la etapa que denomino Perfeccionamiento y Competición que abarca las Categorías Infantil y Cadete (13 y 14 – 15 y 16 años).

En las últimas décadas hemos asistido a una transformación y evolución en la etapa conocida como adolescencia que ha alterado la percepción que teníamos hasta ahora de ese período de los niños/as, esencialmente como consecuencia de la anticipación de la edad en la que situábamos dicha etapa.

Ana Serapio Costa (Psicóloga) en sus estudios e investigaciones (1) establece, hoy en día, como algo común el encontrarnos con perfiles y personalidades “adolescentes” en chicos/as de 10 a 14 años y aunque muchas de las características que la definen siguen siendo las mismas, habremos de tener en cuenta estos cambios para establecer una pedagogía que no solamente se dirija a la Perfección en el aprendizaje del golf, sino que tenga en cuenta aún aspectos relacionados con la Enseñanza.

En esta etapa van a ocurrir cambios físicos relacionados con el denominado segundo estirón: aumento de la estatura, incremento del peso y del diámetro torácico. Se va a producir también un aumento de la masa muscular y de la fuerza de los músculos con mayor intensidad al finalizar la etapa de maduración sexual.

Este aumento amplía las posibilidades físicas de los/as adolescentes pero los músculos de estos/as se fatigan con mayor rapidez que los del adulto y todavía no son capaces de soportar tensiones prolongadas.

La reestructuración del aparato locomotor va unida a la pérdida de la armonía en los movimientos y se manifiesta una incapacidad de dominar el propio cuerpo y esto puede provocar a los/as adolescentes vivencias desagradables e inseguridad. El crecimiento del corazón es mayor que el crecimiento de los vasos sanguíneos, de ahí que presenten palpitaciones, mareos, aumento de la presión sanguínea, dolores de cabeza y rápida fatiga.

En este período la maduración sexual introduce grandes cambios en la actividad vital de su organismo; las glándulas sexuales tienen doble función: elaboran células sexuales y segregan hormonas sexuales, estas últimas se va a adelantar a las primeras y como resultado de ello, aparecen los caracteres sexuales secundarios (cambio de la forma general del cuerpo, acumulación intensa de la grasa en el tejido celular subcutáneo, aparición del vello púbico). En las chicas se produce un rápido crecimiento de los huesos de la pelvis, aumento de las mamas y en los chicos manifestación impetuosa de su energía vital.

Los/as adolescentes presentan una acentuada irritabilidad, hipersensibilidad, fatiga, debilidad de los mecanismos de contención, distracción, menos productividad en el trabajo y perturbación del sueño.

Se desarrollan intensamente, los procesos psíquicos (pensamiento abstracto, memoria, atención voluntaria e imaginación). La percepción en el adolescente adquiere contenido, es planificada, lo que ayuda a la formación de la observación como percepción dirigida y organizada hacia un objeto; el pensamiento es más lógico y fundamentado, se desarrolla la capacidad de analizar, comparar y generalizar de forma independiente, tienden a llegar a la esencia del fenómeno, aquí comienzan a dominar el pensamiento abstracto.

Tiene importancia la memoria voluntaria, se desarrolla con mayor intensidad la memoria lógico-verbal, son determinantes los procedimientos conscientes y selectivos de la memorización en relación con los mecánicos. La atención también se perfecciona, se hace más voluntaria.

Se desarrollan rasgos volitivos como la valentía, independencia, decisión e iniciativa, puede apreciar el justo valor de las exigencias que se les presentan, si creen que son justas, necesarias y convenientes se subordinan a ellas con disposición y hasta con placer.

El primer factor de desarrollo de la personalidad de los/as adolescentes es su propia actividad, orientada a asimilar modelos y valores, a construir relaciones satisfactorias con los adultos, con sus compañeros y hacia sí mismo.

En las interrelaciones de los/as adolescentes y del adulto se limitan los derechos de este último pero se amplían los de los primeros que pretenden que se respete su confianza, su personalidad y dignidad humana, y aumente su independencia; aspirando a cierta igualdad de derechos con los adultos.

Las relaciones con sus compañeros/as adquieren un gran valor, entran en la esfera de las relaciones íntimas y de la actividad conjunta, llevan el deseo de tener amigos/as, de ser aceptados/as, reconocidos/as y respetados/as. Se desarrolla la autoconciencia manifestada en el interés por conocer sus propias particularidades, capacidades, pensamientos, prestan atención especial a los defectos y para esto se comparan constantemente con sus compañeros.

Entrenamiento Mental

Consideraciones Generales

En este período el entrenamiento mental adquiere una mayor intensidad en consonancia con el aumento de las cargas de calidad que conlleva la competición y el trabajo de perfeccionamiento de manera que:

– Se mantiene la orientación a la competencia pero vuelve a aparecer de forma relevante la propia mejora lo que permitirá trabajar en el perfeccionamiento de habilidades ya aprendidas que requieren un trabajo y entrenamiento constante.
– Se establece una planificación del entrenamiento por objetivos y metas.
– La mejora del rendimiento (aumentar el número de aciertos, disminuir errores, mejorar marcas y niveles) juega un papel fundamental en esta etapa.
– La mejora individual se somete al análisis y escrutinio de las estadísticas de competición y se apoya en el análisis tecnológico (radar, video y 3D)
– La práctica se dirige a la simulación de las condiciones de competición.

Entrenamiento Mental Específico

Las motivaciones están orientadas hacia la competencia y su mejora. Desarrollo de las habilidades de:

– Control de la activación y orientación atencional para que las apliquen en cada competición.
– Mindfulness o Atención Plena
– Toma de Consciencia Corporal: Meditación sobre las Sensaciones del Cuerpo.
– Toma de consciencia de la respiración.
– Práctica imaginada: visualización.
– Diálogo Interno: autoinstrucciones positivas.
– Rutinas:
Pre-Ronda
ISEVEA
Post-Golpe
Post-Ronda
– Mentalidad de Crecimiento.
– Aceptación.
– Foco en el Proceso NO en el Resultado
– Introducción al entrenamiento de: Neurofeeddback: Quiet Eyes (FocusBand); Mushin o Flow (FocusBand)

Francisco González

www.goflmentalcoaching.com

fggolfmentalcoaching@gmail.com

(1) Serapio Costa, Ana. “Realidad psicosocial: La adolescencia actual y su temprano comienzo”, Revista Estudios de Juventud, 2006.

Foto: Sisu Halland on pixabay.

Haciendo clic aquí podrán leer el post Entrenamiento Mental por Categorías (y 2).