«En cualquier campo de Golf de nuestras islas, encontrarás lugares incríblemente bellos»

José Royo. Director de golfencanarias.com

Entrenamiento mental y golf amateur.

Entrenamiento mental y golf amateur.

Entrenamiento mental y golf amateur son dos conceptos que muchas veces parece que no casan bien. El pensamiento que es solo para profesionales está muy extendido entre todos los deportistas.

Dependiendo de la edad del jugador la carga de trabajo deberá ser adecuada, como se explicaba en el artículo de «Entrenamiento mental por edades».

En este artículo Francisco González, nuestro Mental Coach de cabecera, nos desgrana las claves de lo que debería hacer un amateur para tener un entrenamiento mental correcto.


Entrenamiento mental en el mundo amateur.

Todos los déficits de habilidades mentales relacionados con el desempeño y el rendimiento en golf pivotan en torno a tres ámbitos: el comportamiento (parte conductual), el pensamiento (parte cognitiva) y las emociones (parte afectiva) y es absolutamente necesario comprender que la conducta y el comportamiento siempre dependerán de cómo se piensa y cómo se siente, esto es de los pensamientos y las emociones.

Llevo tiempo ayudando a golfistas amateurs a maximizar sus habilidades mentales para la concentración, el foco atencional, la autoconfianza, el diálogo interno, la gestión de los pensamientos, la motivación, la visualización, permanecer en el presente o la relajación entre otras habilidades, tratando con ello de que consigan su máximo potencial, de que puedan realizar su mejor desempeño posible y de que obtengan el mayor rendimiento deportivo que puedan lograr.

Esta ha sido y es una tarea que ha tropezado y tropezará con inconvenientes que obedecen a distintos factores como pudieran ser la edad del deportista, su falta de compromiso, la falta de una buena cultura deportiva en su entorno, la ignorancia del valor e importancia que tiene el entrenamiento mental, la búsqueda exclusiva de resultados o la preponderancia y orientación hacia el ego.

Entrenamiento mental Golf Los Palos Torneo Aniversario

El entrenamiento mental debería estar presente en todos los golfistas independientemente del nivel. Foto Golfencanarias

Planificación entrenamientos.

Es cierto que para quienes se acercan al golf por un simple motivo de recreación y de pasatiempo, convencerles de la necesidad de establecer una planificación de objetivos o de un entrenamiento periódico ya sea físico, técnico o mental resulta una tarea prácticamente imposible.

En todo caso, nadie debería renunciar a establecer unos parámetros mínimos que le permitieran establecer sus propias metas y evaluar sus actuaciones, pues no se puede olvidar ni ignorar que el deporte siempre consistirá en la búsqueda de la mejora física, técnica y mental de la persona y del propio deportista.

Si tuviera que responder a la pregunta de cuáles son los factores que perjudican más al jugador o jugadora de golf amateur en alcanzar su auténtico potencial, no dudaría en decir que principalmente son, de un lado el no tener compromiso y de otro, no disponer de una mínima estructura a modo de plan esencial mínimamente detallado o, al menos, pormenorizado de manera simple para alcanzar los objetivos que se hubiera fijado, sin importar que los mismos fueran ambiciosos o no.

Planificación de objetivos.

Claro que existen niveles de compromiso con el golf que se dan desde el jugador o la jugadora profesional hasta el jugador o la jugadora amateur (sea cual sea su nivel de competición), pero a pesar de esa diferencia de niveles y compromisos todos y todas deberían estar convencidos de que la mejor herramienta de organización para la consecución de objetivos a corto, mediano y largo plazo es la planificación.

Parece evidente que al o la golfista amateur le resulta más accesible establecer algún tipo de dedicación temporal para la mejora de su condición o habilidad técnica, lo que está en consonancia con la tradición y creencia de que principalmente esta es la habilidad que debe perfeccionar por encima de cualquier otra, pero a pesar de la incomprensión, la ignorancia, las dudas y la desinformación, el entrenamiento mental debería estar, al menos, a la par con el entrenamiento técnico y en algunas casos por delante del mismo.

Siempre me ha sorprendido la falta de procesos de evaluación del jugador o jugadora amateur para conocer qué objetivos necesita tener en cuenta con los que mejorar sus debilidades o con los que aumentar sus fortalezas pues, en parte, solamente necesitaría revisar algunas estadísticas de su juego o reconocer sus actitudes y comportamientos cuando juega, para conocer algunas de las necesidades de naturaleza técnica o mental que debería entrenar.

Progreso y mejora.

Nadie puede cambiar nada por el simple hecho de enunciarlo o por el mero empeño. Dedico una buena parte de mis esfuerzos a tratar de exponer las causas y motivos que impiden a los y las golfistas amateurs a progresar y a mejorar en su juego y cuyo fundamento, asiduamente, se encuentra en la ausencia de las habilidades mentales que les permitirían conseguir ese progreso y esa mejora, más que en sus carencias técnicas.

En todo y toda deportista, sea cual sea su nivel, anida siempre la voluntad de progresar y mejorar tanto a nivel personal como deportivo por lo que, sin lugar a ninguna duda, todo y toda golfista amateur debería acceder al conocimiento y práctica de las habilidades mentales. En verdad las necesitan. El mundo del golf amateur ha permanecido demasiado tiempo alejado del entrenamiento mental y aún hoy permanece ajeno al mismo. Ojalá estos posts sirvan para estimular el interés por él.

Foto: de Christoph Keil en Unsplash

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com

La presión parental en el golf.

La presión parental en el golf.

La presión parental en el golf es el título del artículo pero podría estar dirigido hacia todos los deportes.

En este interesantísimo artículo, Francisco González nos muestra todos los aspectos de esa presión excesiva que muchas veces vemos que los padres ejercen sobre sus hijos.

En marzo del año pasado publicábamos un artículo de José Royo en el que hablaba de este tipo de presión titulado Los padres de los niños en el golf. ¿Ayuda o lastre?

Ahora les dejamos con este que seguro que tampoco dejará indiferente a nadie.


Equilibrio entre apoyo y presión excesiva.

No es fácil ser madre o padre de un o una joven deportista, en nuestro caso de un o una golfista, pues todo padre o madre se siente impulsado a participar del disfrute de sus hijos e hijas cuando practican un deporte que les gusta; pero no debemos olvidar que los padres y las madres somos protagonistas y referentes para ellos y ellas, además de ser sus primeros ejemplos y guías con los que hacer frente a la vida, así como a las dificultades y exigencias que se van encontrando en su desarrollo personal y en su desarrollo deportivo.

La presión Lilas Pinthier y Cayetana Fernández Poggio

Resulta evidente que nuestra influencia como madres y padres en la niña o el niño alcanza a todos los aspectos y cuestiones en las que se ven implicados como personas y, como no podría ser de otra manera, a todos los aspectos que se derivan de la práctica deportiva por la que se sientan atraídos.

Esta implicación parental en el deporte influirá de manera negativa o positiva no sólo en la relación personal y familiar sino que se extenderá a la propia relación de la niña o el niño con el deporte que practica.

El apoyo de los padres bien entendido.

El psicólogo deportivo Manuel Caragol Pugés certeramente nos dice: “el acompañamiento que como padres y madres de los deportistas jóvenes podemos hacer es desde el apoyo emocional, buscando empatizar en cada momento con sus reacciones e intereses acerca de su disciplina deportiva».

«Al mismo tiempo, entender que el protagonista o la protagonista principal de esta práctica deportiva es nuestro hijo/a, esta mirada nos facilitará acercarnos más a sus dudas, entender mejor sus reacciones y en último término orientarlo adecuadamente en la búsqueda de soluciones”.

La presión The Players Golf Shop Academy Amarilla Golf

Es necesario insistir en entender, como se ha dicho, que la presión parental puede influir positiva o negativamente. Los estudios científicos revelan que la actitud parental puede afectar a las conductas de sus hijas e hijos en el deporte y a su rendimiento deportivo, además de producir cambios afectivos y emocionales relacionados con el incremento de la ansiedad y estrés e incluso de burnout.

La presión parental aparece con el exceso de participación de los padres.

Es indudable que la adecuada implicación parental afecta al compromiso y continuidad de sus hijas e hijos con el deporte, influye en la transición de unos y otras hacia el alto rendimiento garantizando una apropiada carrera deportiva y garantiza una adecuada formación a través de la práctica deportiva.

Cuando la participación de padres y madres excede los niveles considerados óptimos por el niño o la niña se generará una mayor presión parental y por el contrario cuando la participación parental esté por debajo de los niveles considerados óptimos por parte de ellos o ellas se generará una baja presión parental.

Podría entonces definirse la presión parental como la discrepancia entre los niveles de implicación parental en la práctica deportiva de sus hijas e hijos y las expectativas de implicación que ellas y ellos tienen de sus padres.

El coach deportivo Tomás Lozada expone claramente los errores comunes que padres y madres deberían evitar en la práctica deportiva de niños/as y jóvenes, los cuales he adaptado a la práctica del golf:

Sobrevalorar el éxito.

A menudo, los padres se centran en el resultado final del partido o la competición, en lugar de valorar el esfuerzo y el progreso de sus hijas e hijos. Esto puede llevar a una presión excesiva y una falta de disfrute en el golf para ellas y ellos.

Ser demasiado críticos.

Los padres pueden ser muy críticos con sus hijos durante los entrenamientos o las competiciones, lo que puede dañar su autoestima y su confianza. Esto también puede llevar a una falta de confianza en sí mismos y a una falta de satisfacción con el golf.

Vivir a través de sus hijos.

Algunos padres pueden querer que sus hijos logren lo que ellos no pudieron lograr en su vida deportiva, lo que puede llevar a una presión excesiva y una falta de disfrute en el golf para los niños y niñas.

No respetar los límites de sus hijos.

Es importante que padres y madres respeten los límites de sus hijos e hijas en cuanto a su nivel de interés y habilidad en el golf. Presionarlos para que jueguen más allá de su habilidad puede llevar a la frustración con el golf y a la eventual renuncia del niño o la niña a practicarlo.

Comportarse inadecuadamente en sus partidos.

Los padres a veces pueden comportarse de una forma no útil en los eventos deportivos, haciendo gestos y expresiones corporales, siguiendo de cerca a sus hijas o hijos, manifestando verbal o corporal sus fallos o aciertos todo lo cual les afecta emocionalmente y repercute negativamente en su rendimiento.

No fomentar el deporte como una forma de disfrute y ejercicio.

Es importante que los padres y madres fomenten el deporte como una forma de disfrute, formación y ejercicio cuando se trata de niños o niñas en edad infantil. Las exigencias y obligaciones de la alta competición deberían iniciarse a través de una adecuada preparación mental, física y técnica en manos de entrenadores y entrenadoras cualificados siendo el rol parental el de apoyo y comprensión.

La presión parental en el golf

A modo de conclusión, el rol parental – tanto en la iniciación como en la competición o la alta competición – será entender que el protagonista que va a vivir las experiencias deportivas de mayor intensidad es el niño, la niña o el/la joven golfista y por ello su misión como padre o madre será la de facilitar los aprendizajes y estimular la implantación de valores positivos para el desarrollo deportivo y personal de sus hijas e hijos.

Foto: de Ilse Orsel en Unsplash

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com

La visualización. Entrenamiento mental con Paco Gonzalez.

La visualización. Entrenamiento mental con Paco Gonzalez.

La visualización es algo que muchos creen saber qué es pero pocos lo hacen correctamente. En este artículo de Paco González, nos adentramos en todo lo que conlleva la visualización en el golf.

Distinción entre real, virtual o ficticio.

Hasta hace bien poco se pensaba que el cerebro no podía distinguir entre lo real y lo virtual o ficticio pues se pensaba que las experiencias virtuales y las reales provocaban exactamente la mismas reacciones en el mismo.

Si bien tal afirmación es cierta desde el punto de vista de la percepción no lo es en la medida que el hipocampo (la parte del cerebro que se ocupa de la memoria) ante una realidad virtual se abstiene de crear mapas cognitivos que sirvan de base al recuerdo.

Se sabe que en los entornos ficticios o virtuales se pueden vivir experiencias con la misma intensidad que en el mundo real pero ahora también se sabe que no dejan huella en nosotros.

La visualización

¿Cómo definimos la visualización?

Desde el punto de vista de la psicología deportiva la visualización es una forma de imaginar o simular lo que se quiere sentir, hacer o ver para tratar de construir una realidad aparente en la mente, implicando en ella a todos los sentidos.

A pesar de ser esta una definición indiscutible prefiero acercarme a la definición de la visualización de una manera más comprensible para el o la golfista amateur al que trato de enseñar esta técnica, haciéndolo de manera que se la defino como aquel proceso de crear una imagen mental o una intención de lo que se desea que acontezca o suceda en la realidad.

Es una técnica que exige un entrenamiento intenso y permanente que requiere de altos grados de concentración y motivación.

En todo caso, se ha demostrado que la visualización deportiva permite usar la imaginación para modificar patrones técnicos, físicos, emocionales y mentales por lo que supone una herramienta de enorme importancia para el correcto desempeño y rendimiento deportivos entre los que destacan: la mejora del desempeño técnico o mental, la corrección y perfeccionamiento de los movimientos, el control de las emociones, la generación de confianza y concentración, la gestión del estrés, la creación de sensaciones o la recuperación de las lesiones.

Corteza Motora Primaria.

Vemos que la parte del cerebro que se ocupa del control motor (planificación y ejecución) es la corteza motora primaria y fue descubierta en los años 30 del siglo pasado por el cirujano Wilder Penfield. Penfield concretó sus investigaciones y descubrimientos en un diagrama de las conexiones entre el cerebro y el resto del organismo humano al que se denominó Homúnculo de Penfield.

La corteza motora primaria se encuentra en el sector posterior del lóbulo frontal rodeando al encéfalo como si fuera una diadema e interviene en el control de los actos motores desde que se establece la finalidad de los mismos (áreas de asociación) y se organiza un programa o un plan, hasta que se dan las órdenes de cómo se ha de realizar ese programa que culminará con éxito el acto motor (áreas motoras).

El área motora suplementaria o premotora se activa cuando se imagina un movimiento sin realizarlo, de manera que al imaginar un acto motor o movimiento se activa la corteza cerebral como si realmente dicho acto motor o movimiento se estuviera haciendo, lo que viene a significar que en la mente subconsciente no existe diferencia entre un acontecimiento real y uno imaginario.

Homúnculo de Penfield.

Muy recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Washington han publicado en la revista Nature un amplio trabajo en el que demuestran no solamente que el Homúnculo de Penfield contenía errores, sino que han descubierto una serie de regiones intercaladas en la corteza frontal que se ocupan de la coordinación entre el cerebro y el cuerpo.

Tal descubrimiento apunta a la existencia, en dicha área motora, de dos sistemas: uno que se ocupa del control preciso del movimiento y otro, hasta ahora desconocido, que coordina esos movimientos con el resto del cuerpo.

Los neurocientíficos Evan Gordon y Nico Dosenbach quienes han liderado el estudio, que denominan SCAN (en inglés) Red de Acción Somato-Cognitiva (en español), concluyen que hay partes del cerebro que además de controlar el movimiento se encuentran conectadas a redes neuronales involucradas en el pensamiento, la planificación y el control de funciones corporales como la presión arterial, la respiración y los latidos del corazón.

Esto vendría a significar que el cuerpo y la mente están estrechamente entrelazados no ya de un modo abstracto sino literal, por lo que su tesis de que la acción y el control del cuerpo se fusionan en un circuito común podría ayudar a explicar por qué los estados de la mente y el cuerpo interactúan con tanta frecuencia.

Práctica real y práctica imaginaria, ambas funcionan.

El presente descubrimiento no viene sino a poner en primera línea del entrenamiento mental las virtudes que el mindfulness, la respiración nasal, la consciencia corporal y la coherencia cardíaca aportan al desempeño y rendimiento deportivo, especialmente al del golf, ya sea a través de la práctica real o de la práctica imaginada.

Es muy conocida, pero no menos interesante desde el punto de lo excepcional y premonitorio, esta frase explicativa realizada en 1986 por Jack Nicklaus en la que expone claramente esta técnica mental:

“Antes de cada golpe, reproduzco la “película” que hay dentro de mi cabeza. Y he aquí lo que ocurre. En primer lugar, veo la pelota en el lugar al que quiero que vaya, bonita y blanca sobre la hierba verde y brillante».

«A continuación, veo como la pelota va hacia allí, su camino y su trayectoria e incluso la manera en que aterriza. En la escena siguiente aparezco yo lanzando un golpe que hará que la imagen anterior se convierta en realidad. Estas “películas” constituyen una clave en mi concentración y en el enfoque positivo que le doy a cada golpe”.

Reglas esenciales para los jugadores de golf.

Entre las reglas esenciales que en el entrenamiento mental enseño a todo jugador y jugadora amateur de golf y que adquieren una importancia capital en el uso de la visualización se encuentran:

– El jugador o jugadora de golf siempre debe enfocarse en dar buenos golpes.
– La jugadora o jugador de golf debe de poner la atención siempre en lo que quiere que ocurra y no en aquello que quiere evitar.

Nadie debe prestarse a la confusión de creer que exclusivamente con la visualización se puede conseguir hacer bien un golpe o, lo que es lo mismo, imaginar que por el simple hecho de pensar en algo eso va a pasar.

Es necesario entender que existe una diferencia entre fantasear y visualizar. En el acto de fantasear o soñar despierto no existe control alguno, por lo que la mente puede divagar.en Por otro lado  el acto de visualizar existe un propósito concreto y una finalidad específica sujeta al control de quien lo realiza. Y por último en la visualización el foco atencional puede ser tanto externo como interno o bien puede ser una secuencia de ambos.

Los circuitos neuronales el origen del movimiento.

Una clara y nítida visualización predispone al cuerpo a través de los circuitos neuronales a preparar y realizar el golpe de una manera más efectiva y eficiente.

Debo decir y reiterar que todo movimiento se inicia en los circuitos neuronales del cerebro de manera que cuando creamos una imagen de la acción que pretendemos realizar el cerebro la procesa y manda señales a los músculos implicados en dicha acción aunque nosotros nos encontremos quietos e inmóviles.

La mente subconsciente encargada de todo movimiento atlético no distingue entre una acción real y una imaginada, de manera que cuando se piensa, se imagina y se crea una imagen del movimiento se activarán los músculos que van a realizarla, pero no olvide que practicar la visualización requiere tiempo, disciplina y entrenamiento.

Se puede concluir que la visualización en golf es una importante herramienta mental que permite usar la imaginación para modificar patrones técnicos, físicos, emocionales o mentales cuyo uso, lamentablemente, tal vez sea el que menos extendido está en el ámbito amateur.

Uso de la visualización como herramienta de mejora para el jugador de golf.

Su incorporación, especialmente, en la rutina previa al golpe o en los distintos factores a los que se puede aplicar, resultaría de un gran beneficio para cualquier jugador o jugadora amateur de golf desde el punto de vista de su rendimiento y de su nivel de juego, pues no solamente ayudaría específicamente en dichos factores sino que con carácter general ayudaría a:

– Ganar confianza al programar la mente para realizar una acción positiva.
– Regular los niveles de estrés.
– Gestionar y controlar las emociones.
– Aumentar la concentración.
– Favorecer el proceso de la toma de decisiones.

La visualización Francisco González Coach Mental

Francisco González
www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com

Foto portada: Pixabay

 

La Universidad de La Laguna «toma» el Real Club de Golf de Tenerife.

Entrenamiento Mental por Categorías (y 3).

Entrenamiento Mental por Categorías (y 3).

«La paciencia es la compañera de la sabiduría» San Agustín.

Por Francisco González.

En el presente post de esta serie de Entrenamiento Mental por Categorías, trataré de seguir ampliando el entendimiento de los aspectos más relevantes de la evolución fisiológica, mental y emocional de los niños/as y jóvenes para tener una mayor comprensión de los condicionantes que pueden afectar a su desempeño deportivo y a la práctica del golf.

Ese conocimiento permitirá a padres, madres, tutores y entrenadores/as de los/as jóvenes golfistas afrontar mejor la complejidad y los avatares del entrenamiento y la competición deportiva.

Siguiendo con la estructura de edades que establece la RFEG  en este tercer post trataré de la etapa que denomino Perfeccionamiento y Competición que abarca las Categorías Infantil y Cadete (13 y 14 – 15 y 16 años).

En las últimas décadas hemos asistido a una transformación y evolución en la etapa conocida como adolescencia que ha alterado la percepción que teníamos hasta ahora de ese período de los niños/as, esencialmente como consecuencia de la anticipación de la edad en la que situábamos dicha etapa.

Ana Serapio Costa (Psicóloga) en sus estudios e investigaciones (1) establece, hoy en día, como algo común el encontrarnos con perfiles y personalidades “adolescentes” en chicos/as de 10 a 14 años y aunque muchas de las características que la definen siguen siendo las mismas, habremos de tener en cuenta estos cambios para establecer una pedagogía que no solamente se dirija a la Perfección en el aprendizaje del golf, sino que tenga en cuenta aún aspectos relacionados con la Enseñanza.

En esta etapa van a ocurrir cambios físicos relacionados con el denominado segundo estirón: aumento de la estatura, incremento del peso y del diámetro torácico. Se va a producir también un aumento de la masa muscular y de la fuerza de los músculos con mayor intensidad al finalizar la etapa de maduración sexual.

Este aumento amplía las posibilidades físicas de los/as adolescentes pero los músculos de estos/as se fatigan con mayor rapidez que los del adulto y todavía no son capaces de soportar tensiones prolongadas.

La reestructuración del aparato locomotor va unida a la pérdida de la armonía en los movimientos y se manifiesta una incapacidad de dominar el propio cuerpo y esto puede provocar a los/as adolescentes vivencias desagradables e inseguridad. El crecimiento del corazón es mayor que el crecimiento de los vasos sanguíneos, de ahí que presenten palpitaciones, mareos, aumento de la presión sanguínea, dolores de cabeza y rápida fatiga.

En este período la maduración sexual introduce grandes cambios en la actividad vital de su organismo; las glándulas sexuales tienen doble función: elaboran células sexuales y segregan hormonas sexuales, estas últimas se va a adelantar a las primeras y como resultado de ello, aparecen los caracteres sexuales secundarios (cambio de la forma general del cuerpo, acumulación intensa de la grasa en el tejido celular subcutáneo, aparición del vello púbico). En las chicas se produce un rápido crecimiento de los huesos de la pelvis, aumento de las mamas y en los chicos manifestación impetuosa de su energía vital.

Los/as adolescentes presentan una acentuada irritabilidad, hipersensibilidad, fatiga, debilidad de los mecanismos de contención, distracción, menos productividad en el trabajo y perturbación del sueño.

Se desarrollan intensamente, los procesos psíquicos (pensamiento abstracto, memoria, atención voluntaria e imaginación). La percepción en el adolescente adquiere contenido, es planificada, lo que ayuda a la formación de la observación como percepción dirigida y organizada hacia un objeto; el pensamiento es más lógico y fundamentado, se desarrolla la capacidad de analizar, comparar y generalizar de forma independiente, tienden a llegar a la esencia del fenómeno, aquí comienzan a dominar el pensamiento abstracto.

Tiene importancia la memoria voluntaria, se desarrolla con mayor intensidad la memoria lógico-verbal, son determinantes los procedimientos conscientes y selectivos de la memorización en relación con los mecánicos. La atención también se perfecciona, se hace más voluntaria.

Se desarrollan rasgos volitivos como la valentía, independencia, decisión e iniciativa, puede apreciar el justo valor de las exigencias que se les presentan, si creen que son justas, necesarias y convenientes se subordinan a ellas con disposición y hasta con placer.

El primer factor de desarrollo de la personalidad de los/as adolescentes es su propia actividad, orientada a asimilar modelos y valores, a construir relaciones satisfactorias con los adultos, con sus compañeros y hacia sí mismo.

En las interrelaciones de los/as adolescentes y del adulto se limitan los derechos de este último pero se amplían los de los primeros que pretenden que se respete su confianza, su personalidad y dignidad humana, y aumente su independencia; aspirando a cierta igualdad de derechos con los adultos.

Las relaciones con sus compañeros/as adquieren un gran valor, entran en la esfera de las relaciones íntimas y de la actividad conjunta, llevan el deseo de tener amigos/as, de ser aceptados/as, reconocidos/as y respetados/as. Se desarrolla la autoconciencia manifestada en el interés por conocer sus propias particularidades, capacidades, pensamientos, prestan atención especial a los defectos y para esto se comparan constantemente con sus compañeros.

Entrenamiento Mental

Consideraciones Generales

En este período el entrenamiento mental adquiere una mayor intensidad en consonancia con el aumento de las cargas de calidad que conlleva la competición y el trabajo de perfeccionamiento de manera que:

– Se mantiene la orientación a la competencia pero vuelve a aparecer de forma relevante la propia mejora lo que permitirá trabajar en el perfeccionamiento de habilidades ya aprendidas que requieren un trabajo y entrenamiento constante.
– Se establece una planificación del entrenamiento por objetivos y metas.
– La mejora del rendimiento (aumentar el número de aciertos, disminuir errores, mejorar marcas y niveles) juega un papel fundamental en esta etapa.
– La mejora individual se somete al análisis y escrutinio de las estadísticas de competición y se apoya en el análisis tecnológico (radar, video y 3D)
– La práctica se dirige a la simulación de las condiciones de competición.

Entrenamiento Mental Específico

Las motivaciones están orientadas hacia la competencia y su mejora. Desarrollo de las habilidades de:

– Control de la activación y orientación atencional para que las apliquen en cada competición.
– Mindfulness o Atención Plena
– Toma de Consciencia Corporal: Meditación sobre las Sensaciones del Cuerpo.
– Toma de consciencia de la respiración.
– Práctica imaginada: visualización.
– Diálogo Interno: autoinstrucciones positivas.
– Rutinas:
Pre-Ronda
ISEVEA
Post-Golpe
Post-Ronda
– Mentalidad de Crecimiento.
– Aceptación.
– Foco en el Proceso NO en el Resultado
– Introducción al entrenamiento de: Neurofeeddback: Quiet Eyes (FocusBand); Mushin o Flow (FocusBand)

Francisco González

www.goflmentalcoaching.com

fggolfmentalcoaching@gmail.com

(1) Serapio Costa, Ana. “Realidad psicosocial: La adolescencia actual y su temprano comienzo”, Revista Estudios de Juventud, 2006.

Foto: Sisu Halland on pixabay.

Haciendo clic aquí podrán leer el post Entrenamiento Mental por Categorías (y 2).