«En cualquier campo de Golf de nuestras islas, encontrarás lugares incríblemente bellos»

José Royo. Director de golfencanarias.com

Entrenamiento Mental por Categorías de Edad 4, es la cuarta y última entrega de la serie que hemos venido publicando desde hace unos meses. Haciendo clic aquí pueden ver la tercera entrega, aquí la segunda y aquí la primera.

Francisco González nuestro Coach Mental de referencia nos habla en entrenamiento mental por categorías de todos los factores que influyen en los jóvenes en su etapa de aprendizaje.

Con el presente post termina esta serie dedicada al entendimiento de los aspectos más relevantes de la evolución fisiológica, mental y emocional de los niños, niñas y jóvenes así como del conocimiento de los condicionantes que pueden afectar a su desempeño deportivo y a la práctica del golf.
Siguiendo con la estructura de edades que establece la RFEG en este cuarto post trataré sobre la etapa que denomino Alto Rendimiento que abarca la Categoría Junior (edades comprendidas entre los 17 y 21 años).
Entrenamiento Mental por Categorías de Edad (y4)
La O.M.S. considera que, después de la adolescencia, la etapa que va de los 15 a los 24 años de edad se define como juventud, pues la idea formal y legal de que a los 18 años de edad se es un adulto o adulta no encaja en los parámetros científicos y sociológicos actuales, que apuntan al hecho de que la madurez emocional, el desarrollo hormonal y particularmente la actividad cerebral no se corresponden con esa edad.
El desarrollo cognitivo.
Las investigaciones en neurociencia demuestran que el desarrollo cognitivo de los y las jóvenes continua mucha más allá de los 18 años de edad ya que tanto su madurez emocional, como su imagen personal, identidad y el propio juicio estarán condicionados y limitados hasta que el cortex prefrontal del cerebro se desarrolle completamente, aunque es importante decir que no todos los jóvenes se desarrollan al mismo tiempo.
En cualquier caso y a pesar de la precocidad con la que cada vez se accede más a la competición deportiva los jugadores y jugadoras comprendidos en la categoría junior no dejan de ser jóvenes cuya madurez fisiológica, tanto física como cerebral, cognitiva y emocional aún no puede entenderse como la de un adulto/a.
El pensamiento.
En esta etapa el desarrollo longitudinal del cuerpo es más lento y culmina el desarrollo físico aumentando con rapidez la fuerza muscular. El pensamiento es teórico, formal y reflexivo, asimila operaciones intelectuales complejas, enriquece su aparato conceptual y puede considerarse una buena época para el aprendizaje, el estudio y la reflexión, lo que les permite afrontar la realidad con un mayor bagaje intelectual.
Desarrolla la autoconciencia, el conocimiento del propio yo y de la concepción del mundo, respeto a sí mismo y a sus funciones, tareas y roles.
Da valor y percibe mejor sus cualidades personales, la honradez, el sentido de lo que es justo y lo que no, lo que es importante y lo que no, lo que es perentorio y no.
Principios y valores.
Así mismo, desarrolla principios y valores que habían surgido en la adolescencia y que ahora empezarán a consolidarse, lo que hará que comiencen a enfrentarse y rechazar todo aquello que se les pretenda imponer.
Durante esta etapa los y las jóvenes comienzan a pensar en el futuro y empiezan a trazar planes vitales y profesionales que les permitan tener una buena vida.
Es una etapa en la que definitivamente los amigos/as tienen un rol de acompañamiento en sus deseos lo que les sirve de apoyo y confianza para enfrentarse a los acontecimientos y sucesos de la vida.
También es la etapa en la que defienden sus derechos individuales frente a quien pretenda no reconocerlos o simplemente los ignore.
Desde el punto de vista sentimental el sexo no representa ya un descubrimiento y una nueva experiencia pues ahora este torna hacia el descubrimiento de lo que es el amor.
El desempeño y y rendimiento deportivo.
Si lo miramos desde la perspectiva de la práctica físico-deportiva es en esta etapa en donde se producen los mayores avances en el desempeño y el rendimiento deportivo, bien entendido que esta es una referencia al mundo amateur.
También es una etapa en la que se suele dar el salto al mundo profesional y en la que los parámetros de desempeño y rendimiento adquieren una dimensión diferente y mucho más exigente.
Ahora bien y dada la larga trayectoria de los niños/as en las etapas anteriores de formación y aprendizaje, así como de iniciación a la competición y posterior perfeccionamiento hasta alcanzar la fase del alto rendimiento, el aumento significativo de las competiciones en el período de juventud de los jóvenes deberán de considerarse y tenerse muy en cuenta las repercusiones en su comportamiento, ya que uno de los efectos estadísticamente más comunes es el abandono del deporte y como no podría ser de otra manera del golf.
En esta etapa de Alto Rendimiento y dado el carácter acumulativo de las anteriores fases se hace imprescindible tener presente y en consideración las consecuencias que se derivan de la competición y que se orientan siempre en dos vectores opuestos:
COMPETICIÓN ? FACTOR EDUCATIVO/FORMATIVO ? DESARROLLO DE LA PERSONALIDAD DEL DEPORTISTA
COMPETICIÓN ? FACTOR DE ALTERACIÓN DE LA CONDUCTA ? FRACASO/ÉXITO = AUTOVALORACIÓN INADECUADA
Estudios más importantes en la materia.
Son múltiples los estudios: Gardner et al. (1), Rottensteiner et al. (2) Persson et al. (3) y Molinero et al. (4) que demuestran y ponen en evidencia que el problema del abandono que se produce en edades muy tempranas tiene su etapa más crítica entre los 13 y los 18 años de edad e incluso posteriormente.
Las causas que provocan el abandono de la práctica físico-deportiva son muy diversas y variadas pero un breve resumen de las mismas nos llevaría a fijar como las que aparecen en casi todos estos estudios las siguientes:
– Conflicto de intereses: como consecuencia de coincidir el horario de otras actividades que interesan más o se priorizan por delante de la práctica físico-deportiva.
– Falta de tiempo: al tener que dedicarse intensamente a los estudios o verse inmerso en otras actividades extraescolares o familiares.
– Falta de mejora de las habilidades: el no percibir mejorías en la práctica deportiva lleva al desánimo, la decepción y el abandono.
– Falta de diversión: lo que conduce al aburrimiento y desinterés por la actividad.
– Presión competitiva: el exceso de presión, ya sea que provenga de la propia competición, del propio golfista, de los familiares, de los entrenadores, de los amigos/as es un factor de riesgo muy importante.
– Mala relación con el entrenador, directivos o compañeros de equipo: debida a conductas, comentarios, comportamientos y opiniones que provocan desánimo y malestar y pérdida de confianza en las motivaciones.
– Pérdida de motivación: que pueden ser muy diversas ya que cada deportista practica por una razón y una motivación distintas.
Recordemos que esas motivaciones pueden ser intrínsecas: como la diversión, el mejorar las habilidades y aprender otras nuevas, el experimentar sensaciones y emociones diferentes, estar con amigos y amigas o conocer algunos/as nuevos/as pero también pueden ser extrínsecas como ganar, tener éxito o tener el reconocimiento social de los demás.
Motivaciones intrínsecas y extrínsecas.
El abandono de la práctica físico-deportiva y del golf supone también el abandono de muchas de la motivaciones intrínsecas y extrínsecas que llevaron al niño o la niña a su práctica y en todos los estudios citados de todas ellas la falta de diversión en los entrenamientos aparece como una de las principales.
En esta lucha contra el abandono del deporte será necesario el compromiso, la dedicación y el conocimiento de todos estos factores por parte de la familia y de los entrenadores/as de niños, niñas y jóvenes.
Este libro en buena parte se orienta a que esa tarea sea más accesible y fácil para todos y todas.
Veamos entonces distintos aspectos del entrenamiento mental.
Entrenamiento Mental General.
Aquí el entrenamiento mental ha de desarrollarse en toda su amplitud en consonancia con el aumento de las cargas de la competición y del trabajo que conlleva el “pulido y detalle” del entrenamiento de perfeccionamiento anterior, de manera que:
– La planificación de los entrenamientos además de objetivos (técnicos, físicos, mentales, tácticos, físicos y nutricionales) deberá de tener en cuenta el calendario de competiciones elegidas y las características de los campos en los que se compite.
– La mejora del rendimiento debe ser testada periódica y frecuentemente además de someterse exhaustivamente al análisis tecnológico (radar, video y 3D).
La práctica se dirige en buena parte a la simulación de las condiciones de competición concretas que se den en los campos donde se va a competir según el calendario elegido.
Entrenamiento Mental Específico
Sus motivaciones están orientadas específicamente a la competencia debiendo de llevarse a cabo:
Una profundización de las habilidades de:
– Control de la activación y orientación atencional para que las apliquen en cada competición.
– Mindfulness o Atención Plena
– Técnicas de relajación: respiración.
– Diálogo Interno: autoinstrucciones positivas.
– Mentalidad de Crecimiento.
– Aceptación.
– Foco en el Proceso NO en el Resultado
Una especial dedicación al entrenamiento de:
– Rutinas:
Pre-Ronda
ISEVEA
Post-Ronda
– Quiet Eyes (FocusBand)
– Estado Mushin o Flow (FocusBand)

Francisco González

www.golfmentalcoaching.com

fggolfmentalcoaching@gmail.com

Foto: Pexels on Pixabay
(1) Gardner, L. A., Magee, C. A. y Vella, S. A. (2017) “Enjoyment and behavioral intention predict organized youth sport participation and dropout”. Journal of Physical Activity & Health, 14.
(2) Rottensteiner, C., Laakso, L., Pihlaja, T. y Konttinen, N. (2013) “Personal Reasons for Withdrawal from Team Sports and the Influence of Significant Others among Youth Athletes”. International Journal of Sports Science & Coaching, 8.
(3) Persson, M., Espedalen, L. E., Stefansen, K. y Strandbu, Å. (2020) “Opting out of youth sports: how can we understand the social processes involved?”. Sport, Education & Society, 25.
(4) Molinero, O., Salguero, A., Tuero, C., Alvarez, E. y Márquez, S. (2006) “Dropout Reasons in Young Spanish Athletes: Relationship to Gender, Type of Sport and Level of Competition”. Journal of Sport Behavior, 29.
Valoración post