«En cualquier campo de Golf de nuestras islas, encontrarás lugares incríblemente bellos»

José Royo. Director de golfencanarias.com

La visualización es algo que muchos creen saber qué es pero pocos lo hacen correctamente. En este artículo de Paco González, nos adentramos en todo lo que conlleva la visualización en el golf.

Distinción entre real, virtual o ficticio.

Hasta hace bien poco se pensaba que el cerebro no podía distinguir entre lo real y lo virtual o ficticio pues se pensaba que las experiencias virtuales y las reales provocaban exactamente la mismas reacciones en el mismo.

Si bien tal afirmación es cierta desde el punto de vista de la percepción no lo es en la medida que el hipocampo (la parte del cerebro que se ocupa de la memoria) ante una realidad virtual se abstiene de crear mapas cognitivos que sirvan de base al recuerdo.

Se sabe que en los entornos ficticios o virtuales se pueden vivir experiencias con la misma intensidad que en el mundo real pero ahora también se sabe que no dejan huella en nosotros.

La visualización

¿Cómo definimos la visualización?

Desde el punto de vista de la psicología deportiva la visualización es una forma de imaginar o simular lo que se quiere sentir, hacer o ver para tratar de construir una realidad aparente en la mente, implicando en ella a todos los sentidos.

A pesar de ser esta una definición indiscutible prefiero acercarme a la definición de la visualización de una manera más comprensible para el o la golfista amateur al que trato de enseñar esta técnica, haciéndolo de manera que se la defino como aquel proceso de crear una imagen mental o una intención de lo que se desea que acontezca o suceda en la realidad.

Es una técnica que exige un entrenamiento intenso y permanente que requiere de altos grados de concentración y motivación.

En todo caso, se ha demostrado que la visualización deportiva permite usar la imaginación para modificar patrones técnicos, físicos, emocionales y mentales por lo que supone una herramienta de enorme importancia para el correcto desempeño y rendimiento deportivos entre los que destacan: la mejora del desempeño técnico o mental, la corrección y perfeccionamiento de los movimientos, el control de las emociones, la generación de confianza y concentración, la gestión del estrés, la creación de sensaciones o la recuperación de las lesiones.

Corteza Motora Primaria.

Vemos que la parte del cerebro que se ocupa del control motor (planificación y ejecución) es la corteza motora primaria y fue descubierta en los años 30 del siglo pasado por el cirujano Wilder Penfield. Penfield concretó sus investigaciones y descubrimientos en un diagrama de las conexiones entre el cerebro y el resto del organismo humano al que se denominó Homúnculo de Penfield.

La corteza motora primaria se encuentra en el sector posterior del lóbulo frontal rodeando al encéfalo como si fuera una diadema e interviene en el control de los actos motores desde que se establece la finalidad de los mismos (áreas de asociación) y se organiza un programa o un plan, hasta que se dan las órdenes de cómo se ha de realizar ese programa que culminará con éxito el acto motor (áreas motoras).

El área motora suplementaria o premotora se activa cuando se imagina un movimiento sin realizarlo, de manera que al imaginar un acto motor o movimiento se activa la corteza cerebral como si realmente dicho acto motor o movimiento se estuviera haciendo, lo que viene a significar que en la mente subconsciente no existe diferencia entre un acontecimiento real y uno imaginario.

Homúnculo de Penfield.

Muy recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Washington han publicado en la revista Nature un amplio trabajo en el que demuestran no solamente que el Homúnculo de Penfield contenía errores, sino que han descubierto una serie de regiones intercaladas en la corteza frontal que se ocupan de la coordinación entre el cerebro y el cuerpo.

Tal descubrimiento apunta a la existencia, en dicha área motora, de dos sistemas: uno que se ocupa del control preciso del movimiento y otro, hasta ahora desconocido, que coordina esos movimientos con el resto del cuerpo.

Los neurocientíficos Evan Gordon y Nico Dosenbach quienes han liderado el estudio, que denominan SCAN (en inglés) Red de Acción Somato-Cognitiva (en español), concluyen que hay partes del cerebro que además de controlar el movimiento se encuentran conectadas a redes neuronales involucradas en el pensamiento, la planificación y el control de funciones corporales como la presión arterial, la respiración y los latidos del corazón.

Esto vendría a significar que el cuerpo y la mente están estrechamente entrelazados no ya de un modo abstracto sino literal, por lo que su tesis de que la acción y el control del cuerpo se fusionan en un circuito común podría ayudar a explicar por qué los estados de la mente y el cuerpo interactúan con tanta frecuencia.

Práctica real y práctica imaginaria, ambas funcionan.

El presente descubrimiento no viene sino a poner en primera línea del entrenamiento mental las virtudes que el mindfulness, la respiración nasal, la consciencia corporal y la coherencia cardíaca aportan al desempeño y rendimiento deportivo, especialmente al del golf, ya sea a través de la práctica real o de la práctica imaginada.

Es muy conocida, pero no menos interesante desde el punto de lo excepcional y premonitorio, esta frase explicativa realizada en 1986 por Jack Nicklaus en la que expone claramente esta técnica mental:

“Antes de cada golpe, reproduzco la “película” que hay dentro de mi cabeza. Y he aquí lo que ocurre. En primer lugar, veo la pelota en el lugar al que quiero que vaya, bonita y blanca sobre la hierba verde y brillante».

«A continuación, veo como la pelota va hacia allí, su camino y su trayectoria e incluso la manera en que aterriza. En la escena siguiente aparezco yo lanzando un golpe que hará que la imagen anterior se convierta en realidad. Estas “películas” constituyen una clave en mi concentración y en el enfoque positivo que le doy a cada golpe”.

Reglas esenciales para los jugadores de golf.

Entre las reglas esenciales que en el entrenamiento mental enseño a todo jugador y jugadora amateur de golf y que adquieren una importancia capital en el uso de la visualización se encuentran:

– El jugador o jugadora de golf siempre debe enfocarse en dar buenos golpes.
– La jugadora o jugador de golf debe de poner la atención siempre en lo que quiere que ocurra y no en aquello que quiere evitar.

Nadie debe prestarse a la confusión de creer que exclusivamente con la visualización se puede conseguir hacer bien un golpe o, lo que es lo mismo, imaginar que por el simple hecho de pensar en algo eso va a pasar.

Es necesario entender que existe una diferencia entre fantasear y visualizar. En el acto de fantasear o soñar despierto no existe control alguno, por lo que la mente puede divagar.en Por otro lado  el acto de visualizar existe un propósito concreto y una finalidad específica sujeta al control de quien lo realiza. Y por último en la visualización el foco atencional puede ser tanto externo como interno o bien puede ser una secuencia de ambos.

Los circuitos neuronales el origen del movimiento.

Una clara y nítida visualización predispone al cuerpo a través de los circuitos neuronales a preparar y realizar el golpe de una manera más efectiva y eficiente.

Debo decir y reiterar que todo movimiento se inicia en los circuitos neuronales del cerebro de manera que cuando creamos una imagen de la acción que pretendemos realizar el cerebro la procesa y manda señales a los músculos implicados en dicha acción aunque nosotros nos encontremos quietos e inmóviles.

La mente subconsciente encargada de todo movimiento atlético no distingue entre una acción real y una imaginada, de manera que cuando se piensa, se imagina y se crea una imagen del movimiento se activarán los músculos que van a realizarla, pero no olvide que practicar la visualización requiere tiempo, disciplina y entrenamiento.

Se puede concluir que la visualización en golf es una importante herramienta mental que permite usar la imaginación para modificar patrones técnicos, físicos, emocionales o mentales cuyo uso, lamentablemente, tal vez sea el que menos extendido está en el ámbito amateur.

Uso de la visualización como herramienta de mejora para el jugador de golf.

Su incorporación, especialmente, en la rutina previa al golpe o en los distintos factores a los que se puede aplicar, resultaría de un gran beneficio para cualquier jugador o jugadora amateur de golf desde el punto de vista de su rendimiento y de su nivel de juego, pues no solamente ayudaría específicamente en dichos factores sino que con carácter general ayudaría a:

– Ganar confianza al programar la mente para realizar una acción positiva.
– Regular los niveles de estrés.
– Gestionar y controlar las emociones.
– Aumentar la concentración.
– Favorecer el proceso de la toma de decisiones.

La visualización Francisco González Coach Mental

Francisco González
www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com

Foto portada: Pixabay

 

La Universidad de La Laguna «toma» el Real Club de Golf de Tenerife.

Rate this post